Como era común en el tiempo de la TFP, los miembros de los Heraldos del Evangelio continúan usando la expresión FMR para referirse a las familias.
Es preciso decir que casi todas las acusaciones contra el grupo (sea TFP y ahora Heraldos del Evangelio) continúan haciendo referencia al uso de la palabra FMR. Eso se ve fácilmente leyendo las refutaciones escritas por Plinio Correa de Oliveira disponibles en internet.
En casi todos los libros, él intenta desvalorizar a los autores de las acusaciones, analizando su perfil psicológico. Minimiza las acusaciones y no reconoce ningún error en la acusación fundada por él.
Eso es una característica de las refutaciones de Plinio. Ninguna vez admite un error cualquiera al recibir las críticas. Por el contrario, quiere destruir la reputación del acusador y escribe una larga refutación para justificar las costumbres dentro del grupo. Una actitud bien poco evangélica.
Hablando específicamente de la palabra FMR, Plinio menciona que esa expresión habría sido empleada por jóvenes miembros de la TFP a modo de broma y que la dirección de la TFP habría recomendado no usarla más.
Se puede ver que esa recomendación nunca existió. Fue puesto en las refutaciones de cara al público, pero en el interior del grupo nada cambió.

Y los Heraldos continúan usando la expresión FMR.
Qué quiere decir? FMR, fuente de mi revolución. Lenguaje difícil de entender.
En uno de los libros de Plinio, él defiende la opinión de que el mundo moderno sería el fruto de un proceso de decadencia desde la Edad Media. El mundo de hoy sería revolucionario. Ese proceso habría comenzado en la Edad Media después de un pecado llamado por él de pecado de revolución.
Así como el pecado original mencionado en el Génesis, otro pecado habría sido cometido en el inicio de la Edad Media, el pecado de Revolución, del cual Plinio estaría exento, junto con su madre (Lucilia). Como el mundo moderno está inmerso en la Revolución, las FAMILIAS serían la fuente del pecado de Revolución de sus hijos e hijas, pues los malos hábitos y costumbres de los miembros provienen de su infancia en la familia. 
Para combatir la Revolución, Plinio quiere establecer una Contra-Revolución en el mundo entero. La Contra-Revolución quiere restablecer un orden social que existió solamente en la Edad Media. Así, los éremos (casas) fueron creados para imitar en todo los hábitos y costumbres contra revolucionarios de Plinio.
Así, las familias son fuentes de Revolución (FMR).
Según la orientación de los Heraldos, es preciso el mínimo contacto para no recaer en los malos hábitos de la infancia y juventud.
FMR, otra invención del grupo para apartar jóvenes de sus familias.