Las intenciones de las niñas, orientadas por las superioras, giraban en torno de Monseñor Joao Clá, por la cura, por la entrega total a él, por la esclavitud que todas querían, para que pudiesen ser enteramente de él y hacer el cambio de mentes con él. Él es el modelo de santidad para todas. Es el modelo de vida, modelo de opinión, de crítica, o sea, todo basado en él, en las opiniones de él, en los pensamientos de él. Y lo que se puede percibir en las intenciones es la falta del nombre de Jesús. La figura de Jesús es sustituida por la figura de Monseñor, porque el modelo de vida y de santidad no es Jesus, es Monseñor. El modelo a ser seguido es Monseñor. Otro punto muy fuerte también es que se reza por la total destrucción de todos los enemigos de los Heraldos, o sea, de los enemigos de Joao Clá.
Ustedes pueden percibir que la Bagarre es algo tan pedido allá dentro que ellos no piden, por ejemplo, por la conversión de los pecadores, para que las personas se vuelvan para Jesús, para que las personas se conviertan… No! Ellos rezan por el castigo. Porque creen que aquellos que no están conectados, que no siguen a Monseñor tienen que ser castigados. Entonces ellos rezan  por el castigo, ellos rezan por la Bagarre.
¿Por qué no rezan por las personas que están perdidas? ¿Que no conocen a Jesús? El caso es que ellos sólo quieren el castigo y que Monseñor triunfe cuanto antes. Esa es la mentalidad de todos los miembro de los Heraldos del Evangelio, que han tenido un mínimo de vivencia allá dentro.